Gracias Dolly por tanto cariño y vocación convertida cada día en una sonrisa, en palabras de aliento y cariño. Ha sido una gran suerte tenerte como guía de nuestro “tesorito”. Gracias por tu bonita labor y tu gran dedicación, vayamos donde vayamos nunca jamás te olvidaremos y siempre te llevaremos en nuestro corazón.

Te quiero seño.